Conocer y aceptar al otro con su valor personal exige paciencia y creatividad, fidelidad

Conocer y aceptar al otro con su valor personal exige paciencia y creatividad, fidelidad

La paciencia no se debe entender como una actitud pasiva, sino como la actitud del que sabe ajustarse al ritmo del otro, de los otros.

La creatividad es una búsqueda activa de nuevas formas de conocimiento, de imaginación, de amor. Es el mejor antídoto contra la rutina, lo veremos en las sesiones de noviazgo y matrimonio.

La fidelidad no como el mero aguantar (propio de columnas, objetos que soportan peso, o a lo sumo como mulas de carga). La fidelidad es una virtud operativa, que a través de la creatividad y de la paciencia me hace, y nos hace, ser más felices, incrementar (no simplemente conservar) nuestra vocación de amor. La fidelidad que -como todo en lo humano- tiene sus baches y momentos de alegría, cuando conlleva ese afán de construir, de crecimiento, nos conduce a la felicidad.

La fidelidad o crece o muere.

Entrada anterior
Erotización de la infancia (1)
Entrada siguiente
Saber hablar (responder)

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú