Saber hablar (responder)

Saber hablar (responder)

20 Mar, 2014 | Hijos

Comparte:

Saber cómo responder a las preguntas de nuestros hijos es el tercer elemento crítico en la comunicación. Si deseamos que ellos compartan sus sentimientos, opiniones, temores o dudas con nosotros, debemos acogerlos en forma cálida. También debemos demostrarles calidez cuando queremos darles a conocer nuestras opiniones o la manera de solucionar conflictos.

La forma de expresarnos también presenta ciertos elementos críticos que pueden facilitar o bloquear la receptividad. Algunos de estos elementos son los siguientes:

  • Saber manejar el tono de la voz. Debemos darnos cuenta cuando nuestra voz suena a crítica o burla, o cuando damos la impresión de estar imponiendo órdenes y gritando. Estas tonalidades bloquean la comunicación. Por ello, un tono de voz cálido y amistoso forma parte del éxito en la comunicación.
  • No ofrecer consejos cada vez que su hijo le habla. Es mejor escucharle con atención y tratar de entender sus sentimientos detrás de las palabras, y luego verificar lo que ha querido expresar.
  • No convertir la conversación en un regaño. Usar palabras precisas, frases cortas y comentar sólo lo esencial. Así se evitan los famosos discursos o “regaños” que sólo conducen a reacciones agresivas.
  • Evitar el uso de palabras recriminatorias como “siempre” y “nunca”. Por ejemplo: “siempre haces lo mismo para contrariarme” o “nunca me ayudas en nada”. Estas afirmaciones llevan a sus hijos a optar por reacciones de contra ataque o actitudes defensivas. En cambio, si les hablamos de nuestros sentimientos creamos una atmósfera positiva y facilitamos la conversación. Por ejemplo: “Siento que no me ayudas lo suficiente; me gustaría que me ayudaras más con el aseo de tu cuarto”.
  • Evitar el uso de palabras hirientes o despectivas. La mejor manera de romper el diálogo con un hijo es decirle que es “vago” o “egoísta”.
  • Criticar el tipo de comportamiento, no al hijo. No concentrarse sólo en las faltas, asegurarse de halagarle los aspectos positivos. Entendamos que cuando felicitamos a nuestros hijos en lugar de criticarlos, ellos rápidamente aprenden a sentirse bien y seguros de sí mismos.
  • Cuando tenemos que responder algo a nuestros hijos es más conveniente utilizar la palabra yo en vez de tú. Con esto abrimos la posibilidad de que nos escuchen porque no les suena a regaño. Al hacer afirmaciones es mejor utilizar la primera persona, por ejemplo: “me molesta mucho que me respondas de esa manera” en vez de “tú siempre tienes esa forma de responder”. Con esta técnica se evita poner al interlocutor en guardia. Una buena forma de responder a su hijo es expresándole sus sentimientos; algo como “estoy preocupada por…” o “entiendo que a veces es difícil.”. Si usted habla por sí mismo estará brindándole a su hijo la posibilidad de que él haga lo mismo, creando así un diálogo productivo en lugar de un campo de batalla en el que alguien tiene que ganar.

Últimas noticias

El amor y la comunicación

El «trabajo» del amor El amor supone, es y hace muchas cosas, pero básicamente se practica en el acto de compartir. En la medida y profundidad con que dos personas se comprometan mutuamente en una relación de amor. En esa misma medida y profundidad deben compartir...

Principales baches en la comunicación

-¿Por qué no hablamos? Aquí están los principales laberintos de la comunicación en los que la mayoría de las parejas se atascan y la forma de desenredarlos: Tú hablas, pero él no escucha -El modelo: Empiezas a contarle tu rollo y ves que el otro está en las nubes,...

La excelencia en el trabajo

El éxito no se produce por casualidad. La diferencia entre las personas que ofrecen resultados positivos y las que no, no es un golpe de suerte afortunado. Existen unos patrones de acción coherentes y lógicos, unos caminos determinados hacia la excelencia, y están al...

Los seis pilares de la autoestima

¿Qué debe hacer una persona para crear y mantener su autoestima alta? ¿Qué debemos aprender para poder disfrutar de nuestra autoestima? Estas seis prácticas son la clave para potenciarla. Trabajarlas es la mejor forma de ayudarse a uno mismo. Para desarrollar una...

Las mentiras de los niños

El aprendizaje social de la mentira se insinúa en el ánimo del niño merced a la incoherencia existente entre los valores que normalmente le inculcan los adultos y esas manifestaciones con las que contradicen con la práctica lo que teóricamente proclaman. Así ocurre...

otras categorías

Entradas relacionadas

Las mentiras de los niños

Las mentiras de los niños

El aprendizaje social de la mentira se insinúa en el ánimo del niño merced a la incoherencia existente entre los valores que normalmente le inculcan los adultos y esas manifestaciones con las que contradicen con la práctica lo que teóricamente proclaman. Así ocurre...

Educar en la asertividad

Educar en la asertividad

Hemos tenido ocasión de consultar muchos artículos y manuales sobre el tema de la asertividad (Ver: "Entrenamiento asertivo"). Es verdad que en la sociedad actual con tantas rivalidades y tensiones interpersonales nos vemos obligados a poner en juego, cada vez más,...

Niños mentirosos, como corregirles

Niños mentirosos, como corregirles

Por lo general, los niños comienzan a mentir a partir de los seis años, pues para que la mentira exista realmente es imprescindible que se produzca una cierta intencionalidad moral y ésta no surge hasta esa edad o quizá un poco más tarde. Antes de dicha edad los niños...