¿Violencia escolar o fracaso familiar?

Un buen articulo de análisis de la problemática de la violencia en las aulas. Como con otros problemas, lo importante es dar en el clavo descubriendo los verdaderos orígenes.

¿Son los alumnos de hoy en día más violentos que los de generaciones anteriores? ¿Qué diferencia las peleas que siempre se han registrado en los patios de los colegios del acoso escolar? La respuesta de los expertos es contundente: nunca antes se había vivido una situación similar y la mala o nula socialización de los niños antes de llegar a la escuela está en la base del problema. En Torrente grupos de menores atemorizan a escolares y obligan a la policía a controlar la salida del colegio, algo que ocurre en numerosos institutos de toda la Comunidad. El fiscal de Menores alertaba esta semana del incremento de delitos cometidos por niños y su especial grado de violencia. Los estudios elaborados por la Conselleria de Educación, en colaboración con el Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, cifran en uno de cada diez los escolares que sufre acoso y amenazas por parte de compañeros de aula y en un 2,4 por ciento los que reconocen que les divierte intimidar a otros alumnos. Datos y hechos que han llevado a preguntarse ¿qué es lo que está pasando en las escuelas e institutos valencianos? Una situación ante la que padres, profesores, Administración, alumnos y la sociedad en general se encuentran desorientados.

El origen del problema

Para Petra María Alonso Pérez, catedrática de Antropología de la Educación de la Universitat de Valencia, los casos de agresiones y acoso escolar son un fenómeno nuevo que revela un cambio en la socialización del niño, ya que el origen del problema no hay que buscarlo en las aulas, sino en los primeros años de vida, en la educación que se les da en su casa y que condiciona su futuro comportamiento en la escuela y en la sociedad.

Los niños de hoy en día, según la catedrática, no saben superar sus frustraciones, no han aprendido a dilatar la gratificación, ni a compartir porque muchos no tienen hermanos con quien repartir sus juguetes y ropa. A los problemas sociales y estructurales -los padres de hoy en día trabajan mucho y tienen poco tiempo para dedicárselo a su hijos, que son cuidados entre abuelos, la televisión e Internet, con una clara falta de valores, pérdida de la autoridad y desaparición de la cultura del esfuerzo- se añade una nueva realidad a la que pocos al principio parecían dar importancia: ha desaparecido el juego libre.

Ya no se juega en la calle, no se juega con los hermanos en casa y en el colegio ya no hay patios, sino instalaciones deportivas, algo especialmente grave si se tiene en cuenta que el juego es el principal factor socializador del niño. Es también un elemento de aprendizaje fundamental en el desarrollo del menor, con el que aprende a crear normas y a respetarlas, a ceder, a superar su frustración, a saber ganar y perder, a compartir, a tener empatía, a establecer nuevas estrategias cuando existe frustración, a saber cuáles son sus límites y a esperar su turno… porque si no se quedan fuera del juego.

La catedrática, destaca que las circunstancias sociales por la inseguridad de las ciudades, ha provocado que ya no salgan los niños solos a jugar. Cuando van al parque lo hacen acompañados de sus padres o abuelos y si se pelean con otro niño enseguida media el adulto, no les dejan aprender por sí mismos. Además, en el colegio ya no se juega en el patio, que ha sido sustituido por campos para jugar al fútbol o al baloncesto, deportes en los que las reglas ya están establecidas, no las tienen que establecer el grupo de niños, algo que les enseña a ceder.

Es importante dilatar la gratificación

Pero además, Petra Pérez, destaca otro hecho fundamental para comprender lo que está pasando en la escuela, el niño de hoy en día no aprende la importancia de dilatar la gratificación. Los menores no sólo tienen de todo, sino que lo tienen cuando quieren, lo quieren todo y lo quieren ya, y los padres por callarlos, por tenerles contentos el poco tiempo que están con ellos, les consienten demasiado y les llenan de regalos. «Los niños de ahora son inmediatos, siempre lo han sido, pero antes por las circunstancias aprendían a esperar, si querían una bicicleta tenían que esperar a Reyes. Ahora no, lo tienen todo al momento», Además, cada vez los padres tienen a sus hijos más mayores, «es como un bien escaso que hay que proteger y se les protege demasiado, no se les pone límites».

Cuando llegan al colegio eso cambia y no saben como asumirlo. El niño llega a la escuela con una mala socialización, sin una buena competencia emocional que hace que no sepa cómo afrontar los problemas, lo que le lleva a superar su frustración con agresividad. Por otra parte, los profesores, que se han formado para enseñar Literatura o Matemáticas, se encuentran que tienen que educar a niños que antes venían educados de casa.

Grupos en la clase

Por otra parte, en la escuela, explica la catedrática, se ha generado otro fenómeno nuevo, que son los grupos, donde se crea la imagen del otro como enemigo. «Antes los niños se peleaban aunque al día siguiente volvían a jugar juntos, pero ahora no». Crear grupos, explica, es algo antropológico, para defenderse, pero «si esos sentimiento no se reconducen a tiempo se genera la imagen del otro como la de un enemigo. Además, se hace dentro de la propia comunidad, que es lo que está ocurriendo con la pandilla que rechaza al que está fuera».

Todo ello, junto con la desaparición de la cultura del esfuerzo ha sido el caldo de cultivo sobre el que han proliferado los casos de violencia y el acoso escolar. La solución pasa, según los expertos, por realizar talleres con padres, profesores y alumnos, dejar que los niños jueguen sin la intervención de los adultos y enseñarles a retrasar la gratificación. Asimismo, es necesario dotar al profesorado de autoridad y recuperar los valores que se han perdido, «que se les enseñe a ser y a convivir, en la familia y a través del juego»

Por último, la catedrática destaca como factor importante en la reducción de la infancia que «los niños en la actualidad adoptan comportamientos de adultos, practican botellón cada vez más jóvenes, van a las discotecas, se visten como mayores y ven programas de adultos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú